Accidentes en Motos y como prevenirlos

En la actualidad las motocicletas se usan no solo como medio de transporte sino también como equipo de trabajo. Las condiciones atmosféricas, imprudencia o el estado  de las vías de transito pueden representar riesgos al conducir en moto. Es por ello que es fundamental que las personas aprendan y se entrenen técnicamente para una conducción segura.

Por lo general se tiene algún conocimiento de aspectos mecánicos del vehículo, que permite solucionar posibles fallas mecánicas; se realiza un mantenimiento preventivo y reconocen los riesgos para poder enfrentarlos adecuadamente.

Accidentes Fatales, un problema que va más allá de lo que pensamos

Hoy en día los accidentes fatales de tránsito representan un problema mundial de salud y desarrollo. La accesibilidad a las motos es mayor que a los automóviles, por ello ha aumentado la cantidad de personas que circulan por medio de ellas y esto hace que la mortalidad y severidad de accidentes en motos aumente.

En Chile este tipo de accidentes forman parte de las principales causas de mortalidad, representando la segunda causa de muerte, sin contar con las personas quedan discapacitadas de por vida. Además producen un enorme impacto económico, estimando que los costos (materiales, en salud, administrativos y humanos) de los accidentes de tránsito alcanzan el 2% del PIB según las cifras de la OMS.

Existen quienes consideran que son mal llamados “accidentes” ya que, en comparación con el concepto de este término, tienen poco de inciertos o de impredecibles y se pueden evitar. Es decir se sabe de dónde, cuándo y por qué ocurren.

Evitemos accidentes en motos

Valores como el respeto a la vida propia y del prójimo, la solidaridad, responsabilidad y la tolerancia son indispensables para la conducción. No debemos basarnos solamente en lo común, como el conocimiento de la Ley de Tránsito, catálogo de señales, respetar límites de velocidad o uso del cinturón de seguridad. Esto nos ayuda a tener una adecuada y seria percepción de riesgos, ya que en su gran mayoría este tipo de accidentes con víctimas es producto de fallas humanas.

Los principales factores de riesgo son: las distracciones, alcohol y drogas, velocidad inadecuada, fatiga, cansancio, sueño o somnolencia. La precaución es elemental en la conducción; debemos ser conscientes del entorno y de que se pueden cometer errores, por ello hay que practicar la conducción segura y preventiva para garantizar seguridad.

Entre los principales riesgos de accidentes en la conducción de motocicletas se deben fundamentalmente a las características propias de este vehículo respecto a tamaño, forma, potencia, etc. El conductor de motocicletas debe:

  • Usar casco.
  • Tener dominio técnico del vehículo.
  • Usar elementos que destaquen su presencia en carreteras.
  • Mantener el vehículo en buen estado mecánico.
  • Respetar siempre las normas y señalización del tránsito.

Hay que recordar que si conocemos de una falla del vehículo mientras estamos en la vía lo mejor es estacionarse y llamar a un especialista. Hay muchos servicios de gruas en Santiago que te pueden ayudar con los problemas mecánicos o transportar tu vehículo averiado.

En casos de conducción bajo la lluvia se recomienda:

  • Traer ropa impermeable.
  • No conducir por las líneas pintadas en la carretera, ya que la superficie es más
  • Disminuya la velocidad para transitar sobre sectores anegados. A mayor velocidad se pierde adherencia.

En cuanto a conducción en terrenos de topografía difícil:

  • Utilice el tipo de neumáticos de acuerdo al terreno por donde conduce
  • Utilice las huellas de peatones o de animales.
  • Si conduce por terrenos desconocidos trate de hacerlo en compañía de otro motociclista
  • Con terrenos irregulares se recomienda viajar en velocidad baja y parado en los estribos
  • En pendientes enganche en 1a o 2a y no cambie de velocidad durante el descenso
  • En terrenos pedregosos se recomienda sentarse más atrás de lo normal. Conduzca a velocidad reducida, sin pasar cambios.

Estadísticas de accidentes en Chile

Cada año se registra una cantidad mayor a 70.000 accidentes. Esto se traduce aproximadamente a que 1.600 personas (4 y 5 diarias) fallecen. De estas al menos 600 por ser arrolladas. Y además cerca de 7.000 personas resultan con lesiones sumamente graves.

La mayor parte de los fallecidos por accidentes de tránsito se produce en vías no urbanas, mientras que en vías urbanas se produce la mayor cantidad de lesionados (más de 40.000).

Los días más peligrosos son fines de semana, las horas más peligrosas son las de la noche y las de la madrugada. El grupo de mayor accidentabilidad son los jóvenes, entre 18 y 29 años. Los que representan el 26% del total de conductores fallecidos. La mayoría (78%) de los fallecidos de diferentes grupos son varones y la falla humana está presente en más del 90% de los accidentes.